Noticias

En videomensaje el Papa Francisco felicita a presos por matricularse en la universidad

50papa-francisco

En un mensaje de video enviado a los estudiantes del Centro universitario del complejo penitenciario de Ezeiza, Argentina, el Papa Francisco mostró su alegría por los progresos que han hecho los reclusos que forman parte de este proyecto de reinserción social por medio de la educación universitaria.

“Los internos están pagando una pena, una pena por un error cometido –advirtió el Santo Padre–. Pero no olvidemos que para que la pena sea fecunda debe tener un horizonte de esperanza, de lo contrario, queda encerrada en sí misma y es solamente un instrumento de tortura, no es fecunda. Pena con esperanza, entonces es fecunda”.

El Pontífice, de hecho, reflexionó en su mensaje sobre la esperanza de aquellos que han sido condenados a la cárcel por un delito como elemento esencial en su proceso de rehabilitación y reinserción en la sociedad.

Para poder alimentar esa esperanza en la reinserción social, el Papa Francisco señaló que es básica la capacitación social, “mirando al futuro”. “Eso es lo que están haciendo ustedes”, dijo a los estudiantes del centro penitenciario que alcanzó un acuerdo con la Universidad de Buenos Aires para facilitar a los reclusos la posibilidad de cursar estudios superiores.

En este sentido, el Papa felicitó a los reclusos porque “ya ahora se están reinsertando con los estudios, con la Universidad de Buenos Aires, están mirando a la reinserción social”. De esta manera, la pena que deben cumplir por sus delitos, “es una pena con esperanza, una pena con horizonte”.

Francisco aseguró que está al tanto de las actividades e iniciativas que se emprenden en el penal gracias a las llamadas telefónicas que suele hacer los domingos a la cárcel, y mostró su alegría por “la existencia de este espacio, un espacio de trabajo, de cultura, de progreso, un signo de humanidad”.

En especial, felicitó a los responsables del nuevo taller de música que se ha empezado a impartir como un elemento más del proceso formativo y de reinserción social.

Asimismo, afirmó que lo que está sucediendo en ese penal “es un aliento de vida”. “La vida es un regalo, pero un regalo que hay que conquistarlo cada día”, subrayó.

“Nos lo regalan, pero tenemos que conquistarlo cada día. Tenemos que conquistarlo en cada paso de la vida. Un regalo que no es fácil conservarlo. Ánimo cada día. Dificultades, a montones, todos las tenemos, pero ese regalo lo cuidamos y lo hacemos progresar, lo cuidamos y lo hacemos florecer”.

“Problemas hay y los habrá –concluyó el Pontífice–, pero el horizonte es más grande que los problemas, la esperanza supera todos los problemas”.

 

Comentarios

comentarios